Nos encontramos en un entorno con una extraordinaria biodiversidad.

La granja se encuentra en una zona de confluencia entre el bosque mediterráneo y el atlántico, lo que confiere a nuestro entorno una mezcla de las vegetaciones más características de ambos. Encinas, quejigos y alcornoques se alternan con rebollos y castaños, sin dejar de mencionan al omnipresente pino resinero, que da paso en las alturas al pino albar o de Valsaín.

También tenemos vegetación típica de ribera con álamos, sauces, fresnos y alisos.

Este hábitat da cobijo a innumerables especies animales como jabalíes, corzos, ciervos, ardilla roja, varios mustélidos, así como gran cantidad de aves entre las que destacan rapaces como el águila calzada, águila culebrera europea, busardo ratonero, gavilán, halcón abejero, buitres negro y leonado...